Índia, el país on les vaques viuen a la ciutat *

Amb una població que supera els 1200 milions d’habitants, nombroses  religions, decenes de dialectes, déus i castes, l’Índia és un país on el caos és l’odre lògic en la vida diària. El més recomanable per al viatger occidental, de ment intel.lectual i racionalista, és recórrer al pensament lateral i creatiu per a gaudir al màxim d’una societat amb una manera diferent d’entendre la vida i de ser al món.  El contrast entre tradició i modernitat, el pes de la religió com a element vertebrador del sistema de valors, diferent per a cada grup de població (hindús, jainistes, sikhs, musulmans i cristians, entre d’altres) converteix el país en un destí quasi obligatori per als  amants de viatjar en  l’espai i en l’ordre conegut. Tot un desafiament a la ment occidental. 

Viatge a un món de contrastos

Escena de cinema Bollywood

Mentre a l’Índia es manté el sistema de castes com a model d’estratificació social, les noves generacions ja han convertit este immens país en la nova potencia mundial en desenvolupament de softwar alhora que el  cine de Bollywood triomfa a nivell global en nombre d’adeptes. Per contrast,  el seu animal sagrat, les vaques, conviuen a les ciutats com uns veïns més. Pasturen  pels pobles, pels mercats, i travessen tranquil·lament les carreteres. Els vehicles es detenen, provocant les cues corresponents i esperen pacientment  el temps que faça falta per cedir-los el pas sota multa de restablir a la família propietària, en cas d’atropellament, els beneficis que l’animal haguera subministrat a llarg de la seua vida: llet, excrements per a combustible, etc.

En un viatge recent organitzat per l’agència Esplai, que ens ha portat pel Rajasthan, la regió d’Uttar Pradesh i el Haryana,  el grup de dones i homes arribat de València i Castelló, hem pogut conéixer la l’Índia més exhuberant i acolorida, però també aquella que ens ha resultat més mísera i injusta des del punt de vista social. Tot, enmig d’un marasme de diversitat cultural i religiosa que deixa entreveure, no obstant això, una lenta però imparable  transformació que ens podria sorprendre en un futur pròxim. El potencial, al menys, és tan immens com el propi subcontinent.

Les castes o el pes d’una religió eternalista

Si bé el sistema de castes va ser abolit oficialment el 1950, ja que és una democràcia, al menys en la part formal, allò ben cert es que continua vigent com a sistema d’estratificació social. Mantindre la puresa de la casta és fonamental per als més conservacionistes, i això s’aconsegueix mitjançant matrimonis concertats  entre hòmens i dones del mateix origen de classe. El guia local que ens va acompanyar en esta aventura, a qui vam sondejar probablement més del que ell havia previst, ens va confirmar que  “matrimonis per amor, ací, molt pocs”. Els casaments entre joves de castes diferents requereixen tants permisos i disculpes  brahmàniques (sacerdotals) que els tràmits converteixen la il.lusió del casament en una carrera de fons clarament disuassiva a l’hora de trencar una tradició que estableix l’ordre social des de fa milers d’anys.

El problema, segons ell, és que els casaments entre persones de castes diferents donaven origen a una no-casta. Ni d’ací ni d’allà. Els deia “híbrids”, i en el seu vocabulari apareixien de vegades paraules com  “puresa” i “impuresa”, un bon exemple de com el sistema tradicional ja no resol moltes de les demandes actuals però encara no s’ha establit un nou marc que done respostes a necessitats més pròpies dels segle XXI.

Una parella es fa fotos del casament

 

Tot està escrit

El sistema de castes a l’Índia s’ha mantingut al llarg dels segles, gràcies, en bona part, al concepte hinduista del Karma.  Karma significa causa i efecte: tota causa produeix un efecte, no hi ha acte innocu, tot té conseqüències. Esta és una Llei Universal que ningú no discuteix. Dit en occidental, podria equivaldre a la Llei d’Acció i Reacció de Newton: tota acció produeix una reacció inversa directament proporcional a la força que la va crear.  En el pensament oriental, el karma, que és ineludible en qualsevol cas, és el resultat d’accions realitzades en el passat i que han construït la vida actual (siga a nivell individual, siga a nivell col·lectiu). De la mateixa forma,  els actes dels present estan ja construint el vida que tindrem en el futur, bé a títol personal, bé com a país, etc.

Per als hinduistes, que creuen en la reencarnació, com ho fan també la resta de religions (resurrecció en el cas del cristianisme, amb lleugeres variacions de significat), el karma de hui és el fruit de vides passades.


Pot ser un bon karma o un mal karma, i en este pla d’existència temporal que és la vida que coneixem tenim les condicions que kàrmicament ens pertoquen, siguen bones o dolentes. Conseqüentment, cadascú ha nascut en la casta que li pertoca per raons kàrmiques, i és un cicle que s’ha d’acomplir inexorablement. El destí de cadascú, per tant, està escrit i no hi ha forma de eludir-lo. Es un cercle tancat.

Esta creença extremadament limitant manté eixa mena de conformisme respecte a les condicions que a cadascú li han tocat en vida, una mena de resignació cristiana, perquè ens entenguem. La condició de pobresa en que viuen milions de persones a l’Índia és tolerada i compresa per les raons abans apuntades. No cal dir que els intocables, la casta més baixa, són els exclosos del sistema.

El Budisme, religió i/o filosofia no teista, nascuda a l’Índia mig segle  abans que el cristianisme, es va distanciar definitivament de l’hinduisme en no compartir l’extrem últim del karma hinduista. Per a Sidharta Gautama, conegut con Buda, més enllà del karma que transmigra, entés com a tendències personals, l’ésser  humà pot modificar-lo en la mesura que pren consciència d’ell i i el corregeix, siga de la casta que siga, tinga l’origen que tinga. Ni eternalisme ni nihilisme. El budisme es denomina la camí mitjà per esta raó. Tot un desafiament a les tradicions de l’Índia mil·lenària.  El budisme perviu actualmente en zones remotes del nord de l’Índia, en el conegut com “xicotet Tibet” i la ciutat de Dharamsala, on és la seu del govern tibetà a l’exili. Els hereus actuals del budisme al país asiàtic  són els jainistes,  grans comerciants adinerats amb una política d’ètica economicista molt semblant alque ací es coneix com l’Economia del Bé Comú.

D’ells va prendre Gandhi el concepte ahimsa, la no-violencia. No fer també és fer. Resitir i oposar-se pacíficament sense recórrer a matar  no sols és posssible sinó que representa la forma més digna de lluita per a l’èsser més desenvolupat. Gens fàcil.


El Raj Ghat, lloc on Gandhi fou incinerat, és visita obligada per a escolars hindús que estudien la seua filosofia pacifista. També en occident se celebra el Dia Internacional de la Pau cada 21 de setembre recordant especialment Gandhi, però també unes altres  figures com  Nelson Mandela o Martin Luther King, polítics referents d’integritat pública i privada a nivell mundial.

En la literatura universal el màxim exponent és Tolstoi, autor de Guerra i Pau, qui va mantindre una estreta relació epistolar amb Gandhi i al qual li va oferir una visió propera al Nirvana (el que desperta a la realitat tal com és, sense vels) que Gandhi va portar a la pràctica aconseguint, contra el pronòstic de molts, la independència dels britànics.

Modi: un yogui de primer ministre

 

Modi al capdavant d’una multitudinària classe de ioga

El triomf electoral en 2014 de Narendra Modi, un polític experimentat de tall nacionalista va suposar una bocada d’aire fresc per als hinduistes i va despertar preocupació en la població musulmana, als quals odien tant com temen per raons bèl·liques del passat pre i post-colonial. Modi s’ha erigit en el nou defensor de la cultura i la tradició hinduista, ha aconseguit el reconeixement per part de l’ONU del Dia Internacional del Ioga (21 de juny) i en commemoració, ell mateix va encapçalar la classe més multitudinària celebrada fins ara. Parlar en este context de política de dretes o d’esquerres a la manera que ho entenem ací resultaria simplista, inexacte i per tant, erroni.

Retall de premsa


El país que desafia les multinacionals d’Occident

Si fa uns anys, l’Índia va ser notícia en reiterades ocasiones per produir en laboratori gerèrics antiretrovirals (VIH) que permeteren que milions de persones infectades de Sida pogueren tindre atenció farmacològica, hui és una altra marca comercial, Pantajali, la que està posant contra les cordes signatures d’alta cosmèstica i nutricional coma ara L’Oréal, Colgate o Nestlé. No són pocs els processos judicials que l’Índia ha hagut d’afrontar contra grans multinacionals farmacèutiques, especialment, Novartis, que fabrica el còctel antiretroviral a preus no assumibles per als portadors del virus de la Sida, especialment a l’Àfrica, un dels continents més afectats. Va ser la guerra de les patents,  que finament i via parlamentària, el govern hindú va guanyar establint per llei el seu model de producció de genèrics a un preu que resulta ser la quarta part del preu de mercat que imposen les gran marques farmacèutiques.

Baba Rambdev, creador de Pantajali

Hui, un mestre yogui de nom Baba Rambdev, desafia de nou Occident amb la marca Pantajali, que fabrica productes cosmètics i de medicina ajurvèdica a preus assequibles per a totes les butxaques, incloses les més paupèrrimes de l’Índia. Són productes fets amb ingredients naturals (alguns, tan naturals com orina de vaca processat per a fabricar sabó, i herbes medicinals o flors aromàtiques per a la cosmètica) que resulta molt recomanable atrevir-se a provar si es viatja a l’Índia. No hi ha química perquè no hi cal. La naturalesa ens ho dona tot i tothom té dret a accedir-hi. Eixa és la visió que preval.

 


Un futur que promet

A pesar que l’Índia no aconsegueix superar com a potència econòmica el seu etern rival, la Xina, és molt probable que assitim  els pròxims anys a un canvi que vindrà donat, en la nostra opinió, de forma simultània al recanvi generacional. En la pugna entre modernitat i tradició, el temps sembla  jugar a favor de la primera. Com s’incorporarà l’Índia al segle XXI, amb els riscos que la globalització comporta, és la gran incògnita. El fet és que l’Índia, a pesar de la pervivència de lleis ancestrals que es demostren obsoletes, continua sent un fet cultural que inspira i fascina a viatgers de qualsevol part del món. Tot indica que és una qüestió de temps que l’Índia ocupe en el món global el lloc que li correspon.

 

 

Apunts pràctics per al viatger/a:

-Aprén a saludar amb el Namasté. És la major mostra de respecte que els pots oferir.

-No intentes discutir amb un hindú, no ho aconseguiràs. Per a ells és una pèrdua de temps.

-La picaresca és universal: no pagues el doble per una cosa que val la meitat i no vulgues traure per la meitat una cosa que val el doble.

-Recorda que donar 10 ó 20 Rupies de propina (ús del bany, etc) vénen a ser uns 15 ó 30 cèntims de euro. La garraperia és innecessària.

-Si dones una almoina, millor amb discreció. Si et veuen acudiran a tu i els pidolaires tenen la virtut de la perseverança. No vulgues salvar el món, no podràs, al menys en esta ocasió

-Les vaques es deixen acariciar, sobretot, si les ofereixes alguna cosa de menjar. Et sorprendrà la seua docilitat.

-Els monos, encara que més evasius i desconfiats, accepten trossets de pa, o rosquilletes d’aquelles que solem portar damunt per si de cas.

-Si necessites ajuda, demana-la. Qui menys penses t’atendrà sense dubtar-ho. No oblides la propina, compten amb ella.

-Si penses comprar productes Pantajali acudeix a les xicotetes botigues on compren els mateixos veïns. La pasta de dents és formidable, que no t’espante el color marró.

-Finalment, no critiques ni jutges, no forma part de la seua cultura.

 

 

*Crònica comentada d’un viatge realitzat al desembre/gener de 2017.

El éxito de Siegfried

No creo que sea para revolcarse en su dolor por lo que Siegfried Meir cuente una y otra vez qué les hacían en Auswitch a la gente como él. Judío de nacimiento, entró con ocho años y se quedó con su madre en el barracón de las mujeres, hasta que vino el tifus. Él lo superó pero su madre, no. Sus compañeras de barracón le practicaron una suerte de eutanasia con una inyección de aire para evitarle la muerte más indigna. Siegfried ni siquiera lloró, se había acostumbrado tanto a convivir con la muerte que su corazón parecía ya una piedra.

Pero no sólo eso: “yo he pasado muchos años culpando a mis padres  de todo lo que nos pasó, en vez de culpar a los nazis -dice-, “y les culpaba porque  sus hermanos huyeron a Estados Unidos y se salvaron, y nosotros, no”. “Cuando hablo así -añade- es el niño el que está hablando, no el adulto que soy ahora que ya comprende.”(*)

Luego vino Mauthausen y quedar al cuidado de Saturnino Navazo por orden de Bachmayer. Navazo era un reputado futbolista español que había conseguido ciertos privilegios en el campo gracias a sus habilidades con el balón. Y lo cuidó. Finalmente, la liberación del campo, los primeros años de libertad juntos fingiendo ser padre e hijo, hasta que Navazo rehace su vida amorosa y Siegfried deja de tener cabida en la nueva vida de su “padre”, como le sigue llamando hoy.

Llegada a París: “Yo quería ser algo, ser alguien, quería ser reconocido”. Fue su forma de plantar cara a la vida frente a quienes anteriormente habían querido arrebatarle su identidad, su valor como persona y su dignidad como ser humano. Sigfried no quiso darles ese poder. Y tras dar algunos tumbos en el mundo de las artes escénicas, encontró el éxito como cantante. Reconocido primero por el público y más tarde por Georges Moustaki, de quien llegaría a ser gran amigo, Siegfried reconstruyó una parte de su persona al amparo de un personaje que le permitió tener un espacio propio en la vida del París de los años sesenta y, por tanto, un lugar en el mundo. Y luego a Ibiza, el mismo éxito o más.

Sin embargo, los dolores del pasado seguían ahí, guardados en lo más hondo de un cajón pero reclamando insistentes un lugar por donde salir a respirar. Quizás un trozo demasiado importante de su alma había huido por miedo a sentir, y ahora la distancia que mediaba entre la persona y el personaje era demasiado grande. Incluso, durante años dijo a sus hijas que el número de deportado 117.943 que lleva grabado en el brazo era el número de la Seguridad Social. Pero el tiempo es enemigo de la mentira. Una cosa es vivir en un mundo construido a base de roles y otra es creérselo.

Siegfried Meir

Siegfried empezó a ser auténtico cuando dejó de negarse  a sí mismo y a los demás la dura realidad con la que convivía en su mundo interior. Dejó de huir, comprendió, contó y, seguramente, lloró.

Ciertamente, había conseguido consolidar al personaje. El dinero no faltó, triunfó en el mundo de la escena y entre aplausos, pero el mayor  éxito de Siegfried  seguramente ha sido sobrevolar la construcción ilusoria del personaje que un día le amparó y hacer el camino de regreso a casa, al auténtico Siegfried, esta vez sin escenario y sin maquillaje.

(*) Extractos de una entrevista a Siegfried Meir de futura publicación

 

Por otro modelo de consumo

Muy Buenas tardes. Muchas gracias por estar aquí. Para mí es un placer poder compartir este momento con todos vosotros. También quisiera agradecer a la organización de Taizé por invitarnos a participar y a las hermanas de Jesús-María por acogernos en su capilla. Me presento: mi nombre es Christian, soy argentino, tengo 39 años pero vivo en España desde hace casi 13 años. También soy padre de una hermosa niña de 11 años.

Mi trabajo consiste en dirigir y hacer crecer empresas que han sido creadas para resolver problemas de nuestra sociedad. A estas empresas se las conoce como empresas sociales. Por eso me considero un emprendedor social. Más adelante os hablaré de una de ellas: Novaterra Catering pero ahora os contaré un poco más sobre mí.

Estudié ADE en la Universidad de Buenos Aires. En la Universidad, a mí y a mis compañeros, nos grabaron a fuego el mantra “maximizar el ROI (return on investment)”: maximizar el beneficio económico de los accionistas. Lo importante era que allí dónde trabajásemos hiciéramos ganar la mayor cantidad de dinero posible a los accionistas de la empresa. Creo que es lo que se enseña en prácticamente todas las universidades del mundo.

Durante 15 años eso fue lo que hice a lo largo de mi experiencia profesional y por momentos lo hice bastante bien. Conseguí que las  empresas para las que trabajé ganasen dinero pero de lo que no me daba cuenta era que mientras la empresa ganaba dinero, también generaba impactos negativos en las personas y en el medioambiente. Durante un tiempo trabajé para una empresa de importación de productos fabricados en Asia. A nivel comercial me fue muy bien pero hoy me pregunto en qué condiciones serían fabricados esos productos que con tanta alegría yo vendía. No me culpo, porque mi cosmovisión del mundo y la vida era otra, pero ¡Qué cortedad de miras! ¡Hoy ya no querría trabajar de esa manera!

 

Como la vida no deja de sorprendernos, hace 6 años fui seleccionado para dirigir la Fundación Novaterra dedicada a la inserción socio-laboral de personas en riesgo de exclusión social. Y uno de los mecanismos que tiene es poner en pie empresas sociales que ofrecen trabajo a estas personas en riesgo de exclusión social. En nuestras empresas las personas no sólo tienen un trabajo digno sino que también aprenden un oficio. En aquel proceso de selección, vieron un potencial en mí que ni yo mismo conocía. Incluso acepté el trabajo con poco convencimiento por las dudas que me generaba el reto profesional que se me planteaba.

Visto desde la distancia, esa oportunidad fue un regalo de la vida pues pude desplegar mi esfuerzo, mis conocimientos y mis talentos al servicio de las personas, algo mucho más importante que maximizar el ROI… Además en paralelo hubo un despertar de mi conciencia, y mi cosmovisión empezó a cambiar. Y el desafío profesional fue incluso mayor que si estuviese desarrollándome profesionalmente en otro sitio, porque es mucho más fácil gestionar una empresa con el objetivo de ganar dinero sin importar nada más, que hacerlo importándote cómo tus decisiones impactan en las personas y en el planeta.

A lo largo de este tiempo, he reflexionado mucho sobre todo esto y os comparto algunas de estas reflexiones:

Oxfam Intermon hizo un estudio el año pasado y concluyó en que solo 85 personas en todo el mundo tenían el mismo dinero que  la mitad de población más pobre. 85 personas tienen la misma riqueza que 3500 millones de personas. ¡Qué desigualdad! ¿Cómo es posible?

Sin lugar a dudas el origen de la desigualdad tiene muchas causas, y sobre muchas no podemos intervenir. Pero, de algún modo,  ¿acaso nosotros con nuestras decisiones contribuimos a generar esta gran desigualdad? Sé que es más fácil buscar responsables fuera de nosotros mismos. Que la culpa la tienen los políticos y las grandes empresas, ¿pero tenemos nosotros el coraje de ver si acaso tenemos responsabilidad en este asunto?

 

Nuestras decisiones de compra de productos y servicios influyen enormemente  en esta desigualdad. Comprar es algo que hacemos todos los días, pero ¿somos conscientes del impacto de nuestras decisiones de consumo? En mi opinión, comprar es más importante que votar. Compramos todos los días, en cambio votamos sólo cada 4 años y tampoco es que nos hagan mucho caso.

Y con cada acto de compra le estamos dando nuestro dinero a distintas empresas que producen, prestan servicios, pero no todas las empresas son iguales. Hay empresas muy éticas y respetuosas con las personas y el planeta, son las menos. Otras, en cambio, son de una voracidad económica desmedida y en medio, la escala completa de grises. A quién le damos nuestro dinero, a quién compramos, dice de nosotros y desde luego contribuye a apoyar distintos formas de hacer empresa.

Seguimos la reflexión: ¿Compramos sólo aquello que necesitamos…? ¿Cuánto de lo que compramos son necesidades reales y cuánto son necesidades creadas…? Seamos sinceros: la mayor parte de lo que consumimos no son verdaderas necesidades. Entonces, ¿por qué  compramos cosas que no necesitamos…?

Compramos cosas que son necesidades reales porque nos aportan comodidad, seguridad y bienestar, pero si indagamos en nuestra mente, en el fondo creemos  que tener cosas nos hará felices. Creemos que la Felicidad viene de fuera, y que el nuevo móvil, o la nueva ropa, nos harán felices.

Pero resulta que esa felicidad que viene de fuera es efímera, pasajera, de una pobre calidad. Ese móvil último modelo y esa ropa de la última colección, pasan de moda y entonces  volvemos a desear aquello que no tenemos… Y una vez que tenemos aquello que tanto anhelamos, sufrimos por temor a perderlo! La felicidad no viene de algo externo a nosotros pero honestamente pasamos mucho tiempo de nuestra vida creyendo que “tener” nos hará felices.

 

Y es así como nos lanzamos a comprar cosas… Y cuando compramos pensamos en nuestro bienestar, nuestra comodidad, en mi economía, etc. Yo, yo, yo… En nuestras decisiones de compra, el “yo” está por encima de todo y no nos paramos a pensar el impacto que nuestra decisión produce en otros seres humanos o en el planeta.

roba escaparate

 

Por ejemplo, si tengo un dinero ahorrado y quiero obtener una rentabilidad, ¿a qué banco solemos llevarlo? Probablemente al que más intereses nos aporte. ¿Pero acaso nos cuestionamos qué hará el banco con nuestro dinero? Porque hay bancos que prestan nuestro dinero a fabricantes de armas y otros bancos que lo prestan a empresas que generan puestos de trabajo para personas en situación de vulnerabilidad social. ¿Nos paramos a pensar en este detalle o sólo nos fijamos en qué banco nos ofrece un mejor tipo de interés?

Como consumidores preferimos comprar una naranja no ecológica a una ecológica porque ésta última supuestamente es más cara. Y como pienso primero en mí y la naranja no ecológica  es más barata, y eso es bueno para mí,  prefiero  ni saber que la agricultura convencional está dañando el medioambiente. O que por el capricho de querer consumir frutas y verduras que no son de temporada, haya barcos y camiones que recorren miles de kilómetros para atender nuestro capricho.

Ni que hablar cuando vamos a comprar ropa sin cuestionarnos el modo que han sido producidas esas prendas. Hace un par de años se derrumbó en Bangladesh el edificio Rana Plaza en el que murieron casi mil doscientas personas que producían ropa para grandes marcas como  Mango, Benetton o Primark. Las condiciones del edificio eran muy malas pero a nadie parecía importarle.

 

No es fácil admitirlo, nos gusta buscar responsables fuera, pero como consumidores somos egoístas y de miras cortas. Nos quedamos con lo superficial. Vemos sólo la punta del iceberg (lo que se ve a simple vista: si es bonito, si es barato…) y no lo que está debajo de la superficie (qué tipo de empresa hay detrás de ese producto). Vamos buscando el chollo! Pero para que nosotros tengamos bueno, bonito y barato, las empresas, por lo general, se saltan muchos aspectos éticos. Y eso tiene grandes consecuencias  en otras personas y en el planeta.

Si al menos de verdad alcanzásemos la felicidad consumiendo esos productos, pero esto es un engaño de nuestra mente. Hemos convertido los centros comerciales en las nuevas catedrales. Hay una frase que explica este sistema con total claridad:

“Hemos construido un sistema, que nos persuade a gastar dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para generar impresiones en gente que no nos importa”… Qué locura!!

Nuestro consumismo contribuye a generar mayor desigualdad en el mundo y mayor impacto negativo en el planeta. Actualmente Oriente es la fábrica del mundo. China y Bangladesh, por ejemplo.  La camiseta de moda que compramos, con bastante probabilidad es producida allí dónde las condiciones laborales de las personas son en muchos casos mínimas. Existen aproximadamente doscientos millones de niños y niñas que trabajan, y muchas personas más trabajando en condiciones infrahumanas. Y esa camiseta tan guay que me compro en Zara debe recorrer 15.000 km para llegar a una estantería en Europa. La industria del transporte es la principal generadora de CO2 y responsable del calentamiento global.

¿Y acaso el calentamiento global y sus consecuencias son sólo un problema medioambiental? Todo problema medioambiental es también un problema social. Si debido al calentamiento sube el nivel del mar, cientos de miles de personas ser verán desplazadas y condenadas a la pobreza.

Evidentemente la responsable de todo esto no es sólo mi camiseta, sino también de la cientos de millones de consumidores que no tenemos en cuenta el impacto de nuestras decisiones. En definitiva, nuestro actuar consumista hacen más rico al rico, y más pobre al pobre.

¿Y quiénes avivan este fuego consumista?  Las grandes empresas y marcas comerciales cuyos propietarios son aquellos 85 ricos. ¿Y sabéis lo que nos dicen las marcas? Dicen: “Cómprame y serás feliz”. ¡Toda la comunicación y el marketing llevan este mensaje más o menos implícito!  Hoy por hoy yo ya no podría trabajar en un departamento de marketing engañando a la gente e induciéndola a comprar aquello que necesita y que además genera mayor desigualdad en el mundo. Coca cola lo hace muy explícito: ¡Abre la felicidad! Dice su slogan, y  ya sabemos que la coca cola no es nada buena para nuestra salud, y que es una empresa que para ganar cada vez más dinero no duda en dejar en calle a miles de familias trabajadoras como ha pasado aquí en España.

Tres mil impactos publicitarios diarios que nos inducen a desear aquello que no necesitamos. Jóvenes de toda Europa, este es el sistema en el que vivimos. Esta es la Matrix, debemos ser conscientes de ella y no ser zombies al servicio de los poderosos. Como consumidores tenemos un gran poder para cambiar las cosas. Y el cambio es individual. Yo cambio y mi entorno cambia. Y luego el entorno de mi entorno también cambia. No debo a espera a que otros cambien para cambiar yo. El cambio empieza por uno mismo.

Os propongo que antes de comprar os hagáis  las siguientes preguntas:

  • ¿De verdad necesito esto que voy a comprar? Ya hablamos de las necesidades creadas. Por un momento vamos a suponer que sí lo necesitamos:
  • ¿Lo necesito nuevo? Existe un mercado de productos de segunda mano que nos permite adquirir aquello que necesitamos sin necesidad de que se tenga que fabricar nuevo. También existe la posibilidad de intercambiar lo que me sobra por lo que necesito.
  • Supongamos que lo necesito nuevo: ¿Voy a comprar algo de calidad, que me dure tiempo, o algo barato de baja calidad que resistirá unos pocos meses y vuelva a necesitar comprarlo?… Porque sabéis que muchas productos se hacen para durar poco. A eso se le llama obsolescencia programada.
  • Debo cuestionarme también: ¿Cómo ha sido fabricado ese producto? Los trabajadores que han intervenido en su producción, ¿trabajan dignamente?
  • ¿Dónde ha sido fabricado ese producto? Cerca de mi residencia o a miles de kilómetros de distancia? ¿Acaso no sería mejor comprar un producto producido localmente?
  • Sigo, ¿Dónde voy a comprar ese producto? ¿A una gran superfície comercial cuyos dueños son grandes fondos de inversión movidos solo por el afán del dinero, o a un comercio local del que puede estar viviendo la familia de un vecino?
  • ¿Y qué hago luego cuando ese producto deja de servirme? ¿lo tiro sin más, o intento reciclarlo de modo tal de extender su vida útil? ¡Me gusta saber que yo, con mis decisiones, puedo hacer del mundo un lugar mejor!

Ahora hablemos un poco de la alimentación. ¿En qué ámbitos impactan nuestras decisiones de consumo de alimentación? La más evidente es la salud. Lo que comemos impacto positivamente o negativamente en nuestra salud. Cada vez escuchamos más la frase de clásico griego Hipócrates “Que tu alimento sea tu medicina”. Pero nuestras decisiones sobre la comida que compramos no sólo impacta en nuestra salud. Como todo decisión de compra también impacta en las personas y en el planeta.

Pensemos, ¿somos nosotros quienes decidimos qué comemos? Pareciera que sí porque vamos al supermercado y elegimos entre un montón de cosas. Pero si lo analizamos más a fondo caeremos en la cuenta que sólo podemos elegir entre aquello que está en las estanterías, es decir aquello que los responsables de compras de las grandes cadenas de supermercados han decidido poner a nuestro alcance. Hemos perdido lo que se llama la soberanía alimentaria. Dependemos de otros para comer y eso es grave.

 

¿Y qué criterios han elegido estas grandes empresas para decidir qué productos poner en los lineales de sus supermercados? ¿Nuestra salud, el impacto en las personas y en el planeta? Desde luego que no. Han tomado sus decisiones priorizando la maximización del beneficio económico! ¿Y entonces, qué tipo de alimentos produce la industria para vender en esos supermercados?

 

Os cuento algunas características del modelo agroalimentario actual:

  • Existe un exceso de fitosanitarios y fertilizantes. Junto con los alimentos ingerimos una gran cantidad de química que impacta directamente en nuestra salud… por no hablar de cómo esa química afecta también la salud de los agricultores y de cómo contamina nuestros acuíferos.
  • Existe una pérdida de biodiversidad a causa del Incremento de la superficie de monocultivo y variedades mejoradas para obtener mayores producciones perdiendo las variedades locales… y detrás de ellas sustancias que aportan a nuestra salud.
  • Utilización de aditivos alimentarios y  de hormonas en los animales generando en ellos una mayor cantidad de grasa, que consumimos.
  • Por no hablar del sufrimiento animal y la falta absoluta de ética en cómo se trata a esos animales que dan su vida para que nosotros tengamos la nuestra…
  • Alimentos producidos a miles de kilómetros de distancia de su lugar de consumo.
  • Y alimentos producidos en condiciones laborales indignas, en muchos casos como el café o el cacao.

 

Y más aún, el sistema tira a la basura un tercio de los alimentos que produce. Se calcula que cada año se desperdician mil trescientas toneladas de comida, alimentos que vienen de lejos que no llegan en condiciones, alimentos producidos en exceso para “dar la talla” al tipo de productos que el supermercado quiere…bien brillosos y bonitos)

Por cada euro que consumimos, globalmente los países han de invertir otro euro para subsanar problemas medioambientales y otro euro más para subsanar problemas de salud, según la FAO. Este es el sistema en el que estamos inmersos. La agricultura existe desde hace diez mil  años pero hemos perdido el norte en estos últimos ochenta años.

El modelo que minimiza las pérdidas es la producción ecológica y el consumo de proximidad. No sólo se trata de lo que no debiéramos comer y que está muy presente en la industria alimentaria actual (químicos, grasas de mala calidad y en exceso), azúcares, etc. sino también de lo que sí es conveniente que comamos (grasas sanas, micronutrientes, sustancias bio-activas) y  esto último es lo que está presente en los productos ecológicos. Medio vaso de zumo de naranja ecológica, aporta la misma cantidad de vitaminas que un vaso entero de zumo no ecológico. ¡No debemos pensar en cantidad, sino en calidad!

taronges

Novaterra Catering

Con esto en mente, os daré unas pinceladas de Novaterra Catering, la empresa que dirijo:

Somos una empresa de catering y tenemos una cocina central desde la que producimos comidas para todo tipo de clientes. Preparamos comidas para celebraciones de todo tipo, tanto para personas como para empresas. Pausas-café de congresos, cocktails de empresas, banquetes de bodas, etc.  Ofrecemos un servicio de catering integral con comida, bebida, infraestructura (mesas, sillas, vajilla, etc.) y servicio de camareros. Nos encargamos por completo de una celebración. Este año habremos atendido a unos veinte mil comensales. El mismo comité organizador de Taizé come de nuestra comida desde el mes de Septiembre que llegó a Valencia.

Visto desde fuera, parece una empresa de catering más, pero no lo es. Somos una empresa creada para ofrecer oportunidades de trabajo a personas en situación o riesgo de exclusión social. La exclusión social es un gran problema en nuestra sociedad. Nuestra empresa nace para dar respuesta a una problemática social. Por eso a empresas como la nuestra se las conoce como empresas sociales.

Nuestra misión es social, pero para conseguirla, necesitamos tener una empresa que tenga clientes, que produzca y que de este modo pueda contratar personas. Y para eso hay que ser muy profesional. Hay que tener buena calidad, buen servicio y buenos precios. Hay que estar en el mercado. Lo social no debe estar reñido con lo profesional.

Las personas, principalmente camareros y auxiliares de cocina, trabajan un tiempo con nosotros. El tiempo que necesitan para aprender un oficio y adquirir experiencia y buenos hábitos laborales. Cuando lo consiguen, les ayudamos a buscar un  empleo fuera para que otras personas en situación de vulnerabilidad puedan ocupar esos puestos de trabajo. Y así sucesivamente.

También tenemos en cuenta el tipo de productos y materias primas que utilizamos en la elaboración de nuestras comidas:

– priorizamos las materias primas locales; Preferimos que las materias primas no recorran muchos kilómetros antes de llegar a nuestra cocina.

– en algunos productos como los frutas y verduras, los zumos y los vinos, apostamos por los producto ecológicos;

– en productos como el café y el azúcar, que viene de países de fuera porque no hay producción nacional, los compramos con el sello de Comercio Justo que nos garantiza que la producción ha sido realizada velando para una serie de principios, como la no explotación laboral infantil y un pago justo a los productores.

– Los materiales de un solo uso, como servilletas, vasos de café, etc. son en materiales reciclados o biodegradables.

– Cuando en las celebraciones sobra comida, nos la traemos y la hacemos llegar a personas con necesidad, etc. En definitiva, intentamos tener en cuenta en las decisiones de la empresa, los aspectos que estuvimos comentando a lo largo de esta charla.

La empresa debe ser sostenible económicamente, sí, pero también social y  medioambientalmente. Porque no vale hacer empresa por encima de las personas y del planeta. Y afortunadamente tenemos cada vez más clientes que nos buscan precisamente por nuestra misión y nuestra forma de hacer las cosas.

El actual sistema neoliberal, dónde el dinero es el rey, se está resquebrajando y colapsará por el surgimiento de una nueva economía, una economía humanizada. No gastéis vuestra energía luchando contra el sistema. Es mucho más productivo poner vuestra energía para contribuir al surgimiento de la nueva economía. Apoyad la producción ecológica, el comercio justo, la banca ética,  las empresas sociales. Practicad un consumo consciente. En casa, en el trabajo, siempre que podamos. Como consumidores exijamos una  calidad social y medioambiental.

Quienes aspiráis a trabajar en la política, es también muy importante llevar estos asuntos a la gestión. Y quienes tengáis vena emprendedora, animaos a crear en vuestros países empresas sociales como Novaterra Catering. Necesitamos muchas empresas sociales de diferentes sectores para dar respuesta a los problemas sociales y medioambientales de la sociedad actual

Ha sido un placer estar este rato con vosotros. Muchas gracias!!

 

Charla impartida por Christian Mecca, gerente de Novaterra Catering, en el encuentro europeo de jóvenes Taizé en Valencia (diciembre 2015)

 

La última vez que ví a Ziad le faltaba un diente

La última vez que vi a Ziad le faltaba un diente, el  incisivo central. Fue aquí en España adonde había venido a ver si podía regularizar su situación y conseguir la nacionalidad española.  Su ser  palestino no le servía para nada; era prácticamente un apátrida. Me comentó que allá en los territorios ocupados,  en Ramalha donde se asienta la Autoridad Nacional Palestina, era el Director General de Investigaciones Agrarias, un cargo merecido por sus conocimientos y su competencia, pero muy rimbombante por la limitación de medios y atribuciones.

Cuento mis recuerdos de mi estancia de trabajo en Palestina a raíz del conflicto creado por haber eliminado del Rototom de Benicassim al cantante norteamericano de confesión judía Matisyahu. La supresión de este cantante del programa, en un  acontecimiento musical organizado por una entidad privada de reconocido prestigio, ha hecho intervenir a la Embajada israelí en Madrid, al Sr. Gargallo ministro de Asuntos Exteriores y a su equipo, al Gobierno valenciano (al Consell), a diversas comunidades judías en España, así, como, imaginamos,  al CNI español y al Mossad israelí, este último por si había que secuestrar a terroristas de cualquier tipo o por si era necesario cargarse a alguien.

Un buen periodista de investigación ha sacado a la luz declaraciones de Matisyahu apoyando la matanza que los cuerpos de élite del ejército israelí hicieron en 2010 sobre los participantes en la flotilla de la libertad que quería llegar hasta Gaza, recordando sus declaraciones sobre la no existencia histórica de Palestina lo que invalidaría las reivindicaciones actuales de este pueblo, o sus actuaciones musicales para los lobbies pro-sionistas de EE.UU. Pero siempre Matisyahu cuando se le ha interpelado ha matizado que él es cantante, no político (?)

Debía ser el año 2006 cuando mi amigo Ziad y yo intentábamos entrar en Nablus por una senda de montaña pues las entradas principales estaban cerradas por el ejército israelí. Tras dos horas de marcha entre zarzales y olivos abandonados, en lo alto de una de las colinas que domina la ciudad nos esperaba, atrincherados en una rústica barricada, una patrulla israelí con equipamiento de campaña. Pasamos; y luego le pregunté a Ziad:

  • ¿Crees que los soldados se han creído que éramos dos profesores que veníamos desde Europa  a Nablus a dar una conferencia en la universidad?
  • En absoluto. Pero no debemos haberles parecido terroristas, y además, tu pasaporte es de la Unión Europea. ¿Por qué no nos iban a dejar pasar?

Una hora antes esperando entrar con toda legalidad a Nablus, a unos metros del chek-point, erizado de púas y soldados, vimos salir a una ambulancia palestina que con sus altavoces pregonaba: “Hoy hemos tenido el primer mártir. Llevamos con nosotros a un joven de 20 años muerto por los disparos realizados desde un  tanque”. Los soldados israelíes indiferentes hablaban entre sí sin prestar excesiva atención a lo que pregonaba la ambulancia.  

Nablús es una bonita ciudad sobre todo su barrio antiguo con las callejuelas adoquinadas y sus viviendas construidas en piedra tallada. Sus tiendas de tejidos, sus pequeños bares llenos de gente donde  tomar un café turco o un té amargo con algo de menta , los comercios de especias que lo perfuman todo,  los barberos conversando a la puerta de sus establecimientos, y las panaderías con la leña para el horno amontonada en plena calle.

  • No se os ocurra pasear por esta zona al anochecer, pues es cuando entran las patrullas israelíes – nos comentó un amigo de Ziad en casa del cual residíamos. Vienen en busca de jóvenes activistas;  disparan y luego preguntan.

Pasamos cuatro días. El último día le pregunté a Ziad cómo es que no íbamos a casa de su madre pues tenía interés en conocerla. “Mejor no vamos. No te lo había dicho, pero tengo un hermano al que buscan los soldados por pertenecer a un grupo de la resistencia y si vamos puedes encontrarte con una desagradable sorpresa: que nos carguen en su jeep, nos lleven con ellos, interrogatorios y molestias que no son nada agradables”. Me quedé con las ganas de conocer a la familia de Ziad. Lo dejé para mi próximo viaje.

Si la entrada fue algo accidentada la salida no fue mucho mejor. La ciudad continuaba cerrada para todo el mundo. Las puertas con los chek-points vigiladas por el ejército y los pasos de montaña por patrullas establecídas en puntos estratégicos. Finalmente cogimos un taxi cuyo conductor nos aseguró que conocía un paso que estaba poco vigilado. Nos dejó hasta donde pudo llegar su vehículo. Luego debimos continuar a pie. Llovía. Íbamos empapados, con los zapatos embarrados, con la posibilidad de dar un resbalón y rodar por tierra como le ocurrió a la mujer que nos acompañaba con sus dos hijos pequeños.

Un paisaje árido, de secano, típico del mediterráneo, pedregoso, con un olivo aquí y un almendro  allá. ¿Y que por ésto se están matando israelíes y palestinos desde hace 70 años? ¿Y que por ésto haya  tanto sufrimiento, tanto odio acumulado, tanto enfrentamiento?  ¿Y ésta es la Tierra Prometida? ¡Qué cosas tiene Jahvé!

El grupo caminaba en silencio: la mujer y sus chicos, dos campesinos que habían entrado a vender sus hortalizas y que no podían salir con sus vehículos, mi amigo Ziad y yo. Ya en plena montaña,  en un camino debajo de la senda por la que transitábamos,  vimos un tanque cuya torreta giraba a medida que avanzábamos.

Le pregunté a Ziad:

  • No nos disparará, ¿verdad?
  • No creo. Simplemente el tanquista está siguiendo nuestros movimientos.

Regreso a Ramalha. Varios chek-points siempre con un tirador de élite con su fusil de mirada telescópica que te apunta, y el soldado que te pide te acerques con tus papeles y te obliga a levantarte la ropa hasta el cuello … por precaución.

Ese es el día a día de una Palestina a la que el cantante Matisyahu le niega la existencia. La Palestina de la humillación, la arbitrariedad, el desprecio, las buenas intenciones de la comunidad internacional, y el asesinato masivo (como en la franja de Gaza) por parte de un ejército, con el consentimiento de una población en gran parte no solo judía, sino sionista.

Me hice recientemente un análisis de sangre para saber si era antisemita. Salió negativo. No lo soy. Pero sí que me dijo el doctor que tenía unos glóbulos rojos que mostraban mi inquina hacia el fascismo, el nazismo, el sionismo,  el racismo, el apartheid y todo aquello que atentase contra los derechos humanos. Ah, también me dijo que cuidase mi alergia hacia los cantantes apolíticos que eran tan peligrosos como el Merkava,  el tanque israelí a quien las pedradas de los jóvenes palestinos que mueren en Nablus no le hacen ni rasguños.

Rafael Aldecoa

La maldición china

“Ojalá te toque vivir tiempos interesantes” reza una antigua maldición china. Ironías de la vida, la maldición viene a decir, ojalá te veas arrastrado por la espiral de acontecimientos que te toque vivir y no tengas ni un segundo de paz. O lo que es lo mismo, ojalá te olvides de ti mismo y tengas una vida tan vacía que, como decía alguien, por hacer lo preciso nunca llegues a hacer lo importante. Pues menuda gracia. Por lo que se deduce, una vida feliz sería entonces una vida tranquila, pacífica y familiar en la que nadie andaría corriendo continuamente para conseguir no sé cuántas necesidades de las que creemos tener y que siempre dan el pie al siguiente escalón de los deseos. Dígase riqueza, dígase poder o posición social.

Comentaba el otro día con una amiga un interesante libro del filósofo coreano afincado en Berlín, Byung-Chul Han, que lleva por título La sociedad del cansancio. En él, el autor hace un interesante análisis de cómo el hombre (y la mujer) de hoy se demuele a sí mismo en la búsqueda incesante del éxito y el poder en una carrera narcisista en que sólo se contempla a si mismo como el centro del mandala de su vida. Una carrera vertiginosa que, para el filósofo, conduce exactamente a ninguna parte. Al menos, a ninguna parte que queramos ir, claro, porque nada es inocuo y todo nos conduce a algún sitio.

En términos más domésticos comentábamos cómo una persona habitualmente cansada es una persona malhumorada, que se relaciona mal con su entorno familiar, que no puede disfrutar de la amistad y que no valora lo más sencillo y hermoso que le da la vida porque simplemente no lo ve, no puede verlo aunque lo tenga delante sus propias narices. Y todo, por conseguir aquello que siempre había anhelado y que pensaba que al alcanzarlo, al fin, podría descansar y ser feliz. No es casualidad que el neoliberalismo haya equiparada el éxito profesional con la realización personal, cosa que no conduce más que a la auto-esclavitud aunque uno crea ser libre.

Sin embargo, la sabiduría china parece tenerlo todo previsto porque la segunda de las maldiciones dice, precisamente, que “Ojalá que tus deseos se cumplan”, o lo que viene a ser lo mismo, ten cuidado con lo que deseas, no sea cosa que lo consigas.